lunes, 22 de julio de 2013

Día 24


No tenían muchas cosas en común, sus edades eran distintas, sus maneras de caminar con coincidían y mucho menos la estatura. Nunca pensaban igual, tenían ideas muy diferentes. Él era dueño de sí mismo, ella una niña insegura. Sus manos parecían haber sido hechas como piezas exactas para encajar una con otra, con los dedos entrelazados y mirando a la misma dirección.

2 comentarios:

  1. que bonito! este blog es el omienzo de una historia? Me gusta tu entrada. te sigo :)

    ResponderEliminar
  2. hola que tal? paso a avisarte de que hemos subido un nuevo capitulo de nuestra historia! espero que pases a leer y te guste mucho. Un saludo

    ResponderEliminar